AerolíneasAviaciónTecnologíaTransporteViaje

El reconocimiento facial será el billete de entrada a los aviones del futuro

La tecnología, reducir las largas esperas y evitar que los pasajeros entren en contacto son las ventajas al utilizar este sistema biométrico

Las tarjetas de embarque están cambiando al mismo ritmo que avanza la tecnología. Algunas compañías como KLM y JetBlue han confirmado que implementarán sistemas de reconocimiento facial y otros procedimientos de identificación biométrica para subir al avión. Las largas colas enseñando la tarjeta de embarque, y tras ello, el pasaporte o el documento nacional de identidad quedarán atrás poco a poco.

Ya sabemos que los aeropuertos siempre son, para algunos, un auténtico suplicio. Espera tras espera, varios controles interminables, salir mínimo 2 horas antes para no perder el avión y que nos dé tiempo a todo, etc. Pero, a partir de ahora, algunas cosas cambiarán y, al menos, el tiempo de espera en algunos de estos controles, será mucho menor.

¿Qué son los datos biométricos?

Son rasgos individuales únicos, como por ejemplo las huellas dactilares, los cuales pueden utilizarse para automatizar y verificar la verdad. Estos sistemas prometen una mayor seguridad y eficacia cuando hablamos de identificar al pasajero, ya que el tiempo que emplearemos no será nada en comparación con los sistemas que tenemos ahora.

Con la pandemia han sido varias las aerolíneas las que han decidido automatizar algunos procesos para que los pasajeros no se junten unos con otros a la hora de entrar y en lo referido a la identificación, la precisión es mucho más alta y rápida.

Tanto la aerolínea holandesa KLM como la estadounidense JetBlue han comenzado a testear estos sistemas mediante el cual la identificación de los pasajeros se realizará mediante el rostro, evitando así la necesidad de llevar la tarjeta de embarque ya sea en mano o en el móvil. Los pasajeros tendrán que detenerse en la puerta de embarque, detenerse ante un punto de control en el que un sistema automatizado identificará el rostro y lo validará. De esa manera, se agilizará todo el proceso.about:blank

El sistema de JetBlue puesto ya en marcha, es el mismo: el pasajero tendrá que detenerse ante un punto de control donde será identificado ante un escáner, presentando tanto el pasaporte como la tarjeta de embarque. Cuando la aerolínea en cuestión llame al pasajero tan sólo tendrá que pasar ante un control en el que mostrará su rostro y el sistema validará con una luz verde la identidad y el embarque del pasajero.https://ba7e2d370388ccfb041e7bea099d3879.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html

Muchos de los desarrollos biométricos más recientes utilizan el reconocimiento facial, el cual el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología descubrió que tiene una precisión del 99,5% en lugar de escaneo de iris o huellas dactilares.

Reconocimiento facial desde el registro del equipaje hasta el embarque

La aerolínea Delta Air Lines, lanzó su programa de identidad en el aeropuerto Internacional Hartsfield-Jackson de Atlanta. Los miembros podrán utilizar el reconocimiento para todos los procesos, desde registrar una maleta hasta abordar en su vuelo.

Entre una de sus virtudes, se encuentra la meyor rapidez que permite este sistema, pero, a la vez, plantea varias dudas sobre el almacenamiento de los datos biométricos, ya que se suben a la nube para luego compararlos con los de los viajeros en el momento de subir al avión. Las experiencias de aquellos que han podido utilizar este método demuestran que más del 90% están contentos con el nuevo sistema de reconocimiento facial pero, “no todo es oro lo que reluce”. Algunos han dado problemas en el reconocimiento de la cara, lo que puede provocar retrasos a la hora de embarcar y no tener la gran ventaja que le caracteriza: ser más rápido y evitar que los pasajeros tengan que hacer una larga espera.

En algunos países de Europa esta tecnología no está asociada al registro de datos e imágenes de los viajeros. En Europa los viajeros están protegidos por el Reglamento General de Protección de Datos, de forma que para poder tomar estos datos las empresas deben tener el permiso de los pasajeros y las empresas no podrán venderlos a terceros.

China, ventaja sobre el resto

En China, esta tecnología está asentada desde hace tiempo y no está limitada sólo al embarque rápido en un avión. Se ha podido incorporar también en situaciones como el pago en supermercados o en la adquisición de una nueva tarjeta móvil. También se emplea para controlar el comportamiento de los alumnos en las aulas y reducir el absentismo escolar.

Además, Iberia ha propuesto un sistema de reconocimiento facial también para sus pasajeros y evitar el contacto y contagios por COVID-19. La compañía ha activado un programa de prueba entre los vuelos disponibles hacia San Sebastián, Santiago de Compostela y Oviedo, todos ellos partiendo desde la Terminal 4 del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Iberia ha tomado la iniciativa en este sentido ya que cree que es una manera de “evitar contagios” entre los pasajeros. La aerolínea también está buscando que el sistema esté disponible para vuelos internacionales y también han hecho una prueba hacia Bruselas, pero ya no está disponible porque allí se exige “comprobación documental”.

Cual es tu reacción?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias Relacionadas

Leer mas Noticias Cargando...No más publicaciones.